miércoles, 28 de mayo de 2014

Una historia cualquiera





Esos labios, que nunca pudimos besar, 
se esfumaron entre el miedo y la tiniebla.


Esa historia de amor, se consumió en cenizas
 
antes de que ardiera.

"Dos no pueden ser uno, si alguno está herido"
 Dijo una boca, a otros oídos. 

 Llegó el hielo
y congeló sus palabras.
 Ya nunca más supieron nada más
(el uno del otro) 

 Lágrimas que no cayeron,
 risas que no compartieron. 

....



 Fue como un hola y adiós.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada